La carcajada del nicho

Artículo publicado en La Revista de Diario El Universo: link y comentarios                            Fotos: Diana Varas

Leer el cementerio es leer a la ciudad, el país y el mundo

“Aquí termina la vanidad, la altivez, el orgullo y empieza la igualdad. Att: un gusano”
(Texto encontrado en el Cementerio General de Santa Rosa – El Oro)

Cuando mueres, te vuelves de ficción, por eso colecciono gente muerta. Visito continuamente los cementerios y tumbas ajenas. Los vivos no son mi prioridad de investigación, solo las pistas que ellos dejan sobre los nichos, ya que son su demostración tangible del recuerdo. El difunto físicamente se vuelve de cemento, mármol o lo que fuere. Esa es la prueba de su imagen ficcionalizada: un nuevo espacio creado para las manifestaciones de la memoria.

Los objetos que dejan los visitantes no hablan del muerto, sino de ellos mismos. La inquietud empezó cuando descubrí la tumba de un militar joven. Llevaba uniforme y una cara traviesa que contaba su tragedia. Lo miré y se me doblaron las piernas. Todo el nicho tenía marcas de besos reales de una mujer. Dentro y fuera de la foto. ¿Será su novia? Si murió tan joven, ¿lo siguió esperando después de tantos años? ¿Será su madre?, ¿vivirá su madre? ¿Es su hermana, su prima? ¿Quién es la mujer de los besos? Las tumbas son bocas chismosas, ventanas, portales… Son minúsculos espasmos del imaginario de los que recuerdan. ¿Qué cuenta cada tumba después de que todos se han ido? Los nichos son interrogantes que no me dejan dormir.

Otra tumba responsable de este arrebatamiento tiene escrito “Pierna del niño César Morán. Enero 17 de 1939” y confirma mi teoría de las múltiples historias que cuentan las tumbas. 1) El niño desapareció, solo encontraron la pierna y la enterraron. 2) César, ahora es un adulto mayor de más de 71 años que creció amputado por alguna calamidad. 3) La pierna está esperando el próximo entierro del resto del cuerpo para que él resucite completo cuando llegue el día.

Los N.N. son mis favoritos. ¿Qué habrán hecho o qué dejaron de hacer para ser olvidados? El término nace con la creación del Decreto Noche y Niebla, realizado en la época Nazi para justificar el exterminio a todo opositor del Reich. Los N.N. me llenan de nostalgia y la carga se vuelve aún más fuerte. Nazi, náusea. Necio, negación. Nacer, nación. Nómada, nadie. Nosotros, nada. Niebla, noche. Nudo, nuevamente. No.

Un muerto no reclamado está apartado de la rigidez de una identidad. Por ende, cada cuerpo sin identidad es una posibilidad. La imaginería de esta carga reconstruye sus diversas vidas posibles para definir sus rutinas diarias u oficios. La ficción los rescata del anonimato.

Gracias a mis búsquedas tuve la siguiente sorpresa: desde hace 10 años existe una Red Iberoamericana de Gestión y Valoración de Cementerios Patrimoniales. Ellos me contactaron con Birte Pedersen, fotógrafa noruega que vive hace más de 30 años en Quito. Recopila arte mortuorio desde hace 15 años. Parte de su colección está recopilada en su libro Entrada al cielo. Arte funerario popular de Ecuador. Muchas librerías lo devolvieron por falta de interés. Ahora se encuentran apilados en su casa. Esperando a las minorías que saben divertirse de maneras alternativas.

La categorización de su material es obsesiva, meticulosa. Tiene una infinidad de ángeles de todos los colores, tamaños, contexturas y materiales. Hasta Topo Gigio está de por medio, Barbies, Power Rangers y un sinfín de personajes infantiles, amorfos como los disfraces de Disney de los animadores de fiesta. Sus Cristos parecen sacados de una exposición de Andy Warhol. Colecciona tumbas de bebés y de madres. Le apasionan las frases y las tumbas con apodos cariñosos. Su sensibilidad es asombrosa.

Ella, a su vez, me habló sobre el Encuentro de la Red que se iba a efectuar en Paysandú. Gracias a la financiación del Consejo Nacional de Cine, terminé en Uruguay. Me topé con personajes que analizan los árboles y su forma dentro de las necrópolis; otros que graban sonidos de pájaros, constructores de paisajes culturales con nichos, recolectores de altares y más. Supe que no era la única.

Quién diría que en otra tierra iba a conocer ecuatorianos. Pero de eso se tratan los encuentros mágicos. Ahora estamos luchando por formar una Red en nuestro país. Ellos son Leonardo Zaldumbide (Gescultura – Quito), René Tello y César Alvear (Cuenca). La idea es cuestionar lo que ha sido considerado como Patrimonio para sumar ciertas tumbas olvidadas, pequeñas, pero importantes en la historia. También se busca evitar que ciertas instituciones desarrollen tipos de tumbas prefabricadas con lineamientos, ya que esto evita la creatividad del visitante.

En Paysandú estuve en el Cementerio Perpetuidad y en el Central. Aproveché y me fui de cementerio en cementerio. Llegué a Buenos Aires, visité Chacarita. Continué hasta Santiago de Chile y me quedé dos días enteros en el Cementerio Central. Este último es mi favorito. Hacen visitas guiadas nocturnas. Un actor trabaja de planta. De día en las oficinas, de noche da el recorrido vestido de monje muerto y cuenta las leyendas del lugar.

La tumba de la novia, fue la que más me inquietó, la leyenda dice que murió en el altar de un ataque cardíaco, mucho antes de casarse, pero hay miles de versiones. Otros dicen que era una chica que pasó delicada de salud toda su vida y que no tiene nada que ver con el amor. Ahora es una Santa. Está llena de cartas, corbatas, muñecos, firmas y deseos de enamorados chilenos. En su tumba está inscrita claramente su dirección web que algún fanático creó. www.orlitaromerogomez.blogspot.com se titula, Animita Online. Este anónimo le cambia de cortes de cabello y de ropa cada vez. Aplaudo la seriedad y el profesionalismo de su director e inspectora por investigarlo y permitirlo.

Recolectar arte mortuorio es un vicio infinito. La gente sigue muriendo y la memoria sigue manifestándose. En las visitas, los muñequitos nos dan guiños. Quieren seguir siendo personajes de algún jugueteo infantil o ser abrazados para opacar el miedo al cuco.

La muerte no piensa en razas, en estratos sociales, en edades. La muerte es el común denominador inevitable que nos une a todos los seres humanos. Reflexionar sobre ella, hacer diálogos textuales, gráficos y cinematográficos, nos ayudarán a entender cuán frágiles somos y la necesidad que tiene cada individuo de ser nombrado, ya sea vivo, muerto o ficcionalizado… ¿y tú cómo ves tu nicho después de 50 años?

Anuncios

Acerca de Diana Varas Rodríguez

• Directora y propietaria de Ojo Gacho Films, productora audiovisual con responsabilidad social. Productora de proyectos cinematográficos, de televisión y publicidad. • Magíster en Estudios de la Cultura con mención en Políticas Culturales, título obtenido en la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador en el 2016. • Realizadora del proyecto documental Reaparecidos, proyecto ganador en la categoría Artes Plásticas y Audiovisuales en la Convocatoria del Ministerio de Cultura y Patrimonio 2016. Proyecto ganador en la convocatoria del Consejo Nacional de Cine del Ecuador en la categoría Desarrollo de proyectos audiovisuales y cinematográficos 2010. • Directora, guionista y editora del corto documental Los colgados, 2011. Seleccionado en el Programa de residencias artísticas para creadores de Iberoamérica y Haití en México, auspiciado por FONCA, CONACULTA, AECID, SER, SEP y el Centro Cultural de España.  • Directora, productora, investigadora y editora del documental A imagen y semejanza ganador del mejor proyecto de tesis de la universidad Casa Grande 2007 y seleccionado en diversos festivales dentro y fuera de Ecuador. • Chile: Ganadora de una Beca en estudios de Producción de televisión con “Geoffrey R. Conway, The School of Broadcasting and Communications” de Canadá / Lugar: Santiago – Chile / 2004 - 2005
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La carcajada del nicho

  1. Mr WordPress dijo:

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in, and view the posts’ comments, there you will have the option to edit or delete them.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s