Entrevista sobre Los colgados en www.gkillcity.com

Por José María León Cabrera

@josemarialeonc

El día en que conocí a Diana Varas Rodríguez vi que era cierto aquello que Andrés Crespo me había anticipado: “esa chica tiene el pelo más hermoso del mundo”. Lo que Andrés no me advirtió, y que he tenido el placer de comprobar durante estos años, es que la melena era apenas el extremo visible de la maravillosa cabeza de la documentalista guayaquileña, nacida en 1984.

El año pasado, ganó una residencia en México, desde el 17 de agosto al 10 de noviembre del 2011 para hacer Los colgados. Fue parte del Programa de residencias artísticas para creadores de Iberoamérica y Haití en México, auspiciado por FONCA, CONACULTA, AECID, SER, SEP y el Centro Cultural de España. De 300 concursantes, fueron seleccionados 22. La consigna era que, en menos de 3 meses, los artistas seleccionados lleven a cabo un proyecto para exponerlo en la Muestra de Arte Iberoamericano en el Centro Nacional de las Artes, Nov 2011. Diana, representó a Ecuador en la categoría Medios Audiovisuales con la propuesta ganadora: Los colgados.

El 27 de febrero de este año, hace dos meses y medio aproximadamente, Diana, sufrió un aneurisma cerebral. Estuvo 16 días en el hospital, 8 días en terapia intensiva y 8 más en habitación. Actualmente, se encuentra en proceso de recuperación.

En los Encuentros del Otro Cine (EDOC) que arrancan el 17 de mayo en Quito, se proyectará Los Colgados. Sobre el documental, sus nuevos proyectos y su recuepración conversamos brevemente.

Imagen

¿De qué se trata Los Colgados?

Es un filme documental que colecciona y categoriza obsesivamente los tendederos y la ropa colgada al sol. Una excusa poética para metaforizarlos como fotografía familiar; pero también, para profundizar, reflexionar sobre las costumbres humanas e indagar en lo siguiente: ¿qué se cuelga y qué se tiende en México? El filme recoge una infinidad de objetos colgados, desde muñecos, zapatos, peluches y más, hasta llegar a una bicicleta, que lo transformó todo. Hablar sobre la muerte y la violencia fue inevitable.

Cuéntame un poco del significado que tiene para ti la ropa colgada en los cordeles

Solo con ver un tendedero, puedes descubrir quiénes viven dentro de la casa, cuántos son y qué tamaño tienen. Todo se expone, se manifiesta. La ropa colgada al sol es un espacio de revelaciones.

Dices que los primeros retratistas que existieron en el mundo son los lavanderos ¿El documental es un ejercicio de lavandería personal, también?

No es de lavandería personal, sino de recopilación de lavanderos extraños, ajenos a mí, que cuelgan la ropa como todos y hacen escenarios en sus cordeles.

Parece que hay una sutil, tierna y sensual violencia en Los Colgados, ¿hay una intencionalidad detrás de ello?

No creo que la violencia es sutil, ni tierna, ni sensual. Los colgados hace todo lo contrario, critica y expone nombres de desaparecidos y asesinados de manera violenta.

¿Cómo definirías entonces el tono de Los colgados? Porque me parece que no es de resignación, ¿me equivoco?

No hay resignación en Los Colgados. Es un retrato poético que parte de algo tan sencillo como un tendedero que supuestamente no dice nada y no inspira nada. Es una denuncia, un homenaje a todos aquellos que se dirigían hacia sus casas o trabajos y que nunca llegaron. Los colgados no se compadece por la violencia, la hace visible, la expone, la critica

Cuéntame cómo ese viaje, ese lavado, fue cambiando de rumbo mientras estabas en México.

En México tienen la costumbre de colgar bicicletas en los postes, como denuncia por los ciclistas arrollados. Al ver que habían muchas de ellas, averigüé quiénes eran los encargados de hacer esa campaña de denuncia. Me contacté con Bicitecas, un grupo de ciclistas que manejan el concepto de bicis fantasmas. Ellos, a su vez, me contactaron con Óscar, novio de Liliana, una de las jóvenes arrolladas que falleció en el acto. Sin manipular nada, fui dando lugar a los guiños que me salieron al paso y así conocí a Lili, mi niña bicicleta.

Imagen

¿Cómo se vuelve la historia de las prendas la historia de Liliana, tu niña bicicleta?

Óscar me invitó a su casa, él vivía con Lili. Ella era artista, ilustradora y hacía cuentos infantiles. Sentí que conocía a Liliana y no pude controlar la necesidad de investigar sobre ella y encontré que teníamos muchas cosas en común.

Tuve la oportunidad de conocer dibujos esperpénticos sobre la muerte, hechos por ella. Óscar me enseñó las ilustraciones que había realizado en las paredes, debajo de las mesas, dentro de un botiquín del baño y unos textos sobre su madre lavando en la azotea. También, una grabación con su voz para un ensayo de teatro: hablaba sobre el suicidio, sobre el amor y sobre un triciclo. ¿Por qué tuve que retratar a ese objeto colgado que se convirtió en un ser humano símil, que me abarcó tanto, hasta el punto de convertirse en un giro exquisito y necesario para el filme?

Dices que te enamoraste de Liliana, muerta ¿te habrías enamorado de ella igual si estuviese viva?

No, porque jamás la habría conocido, ni me habría topado con su bicicleta.

Tengo la impresión de que te encanta asomarte a ese abismo entre la vida y la muerte y transgredirlo ¿Hasta donde piensas llevarlo?

Sí, pero es solo dentro de la ficción. Y en ese lugar, cuando se crea, es preferible no medir.

Cuando publicaste en GkillCity Mi lienzo es el agua, me dijiste que lo hacías por la necesidad de descabezar ese niño, de ofrecerlo en sacrificio. ¿Los Colgados están ya descabezados?

Si descabezados es dejarlo intacto, tal cuál como salió en el primer corte en México, sí, ya cambié de página. Allá tuve la oportunidad de conocer a José Olvera, un señor mayor de edad que hace casas con piedras diminutas. Aproveché, me metí en su casa y en su vida y lo grabé por una semana, estoy loca por editar este nuevo proyecto.

¿Y Reaparecidos?

El año pasado, participé en la convocatoria del CnCine con Reaparecidos, en la categoría Desarrollo y fui ganadora. Reaparecidos es un documental experimental recolector e inventor de simbologías dentro del espacio funerario. Reconstruirá las personalidades NN violentadas y no identificadas del Ecuador. El recuerdo de dos matanzas históricas y la invención a profundidad de personajes individuales, los rescatará del anonimato. Esta acción sensibilizadora, empática y solidaria, les dará un nuevo nacimiento simbólico. Los escenarios serán las tumbas NN y los sepulcros abandonados dentro de la cotidianidad aparente de los cementerios.

Este año, quise participar en la categoría Producción, pero no me dejaron, porque “ya había ganado el año pasado”, como me dijeron. ¿Qué sentido tiene financiar un Desarrollo de un filme si no permitirán continuar con el orden normal de desarrollo de un proyecto para su producción? Reaparecidos es mi gran pendiente.

Siempre hemos hablado de esa voracidad creativa tuya, esas ganas de llevarte el mundo por delante ¿qué tienes en mente para el futuro mediano?

Lo que quiero se me va de las manos. Dicen los doctores, que el aneurisma siempre se te roba algo. En mi caso, fueron las dos mitades derechas de mi visión. Sin embargo, no lo tomo como limitante. Continuaré con mi proyecto de cuentos de bolsillo, con la búsqueda de auspiciantes para grabar Reaparecidos y Pepe Pan, el documental sobre José, el señor de las casitas diminutas.

¿Has pensado en reeditar Los colgados, crees que hay algo pendiente?

Todo producto final es frívolo si se compara con un involucramiento sincero dentro del proceso creativo. La decisión del punto final es necesaria, casi obligatoria para un sujeto que crea y decide cambiar de página, porque los demás temas emergentes crecen, como tumores. El filme, pasa a ser un cassette o un DVD. Necesita de otro ser humano externo, que ponga play y reanime las imágenes en su imaginario.

Todo filme con corte final es incompleto. Toda ficción con punto final es incompleta. Desde la escritura, es necesario ser brutal, como el Dr. Frankestein… y rebelde y curioso como su monstruo.

La última: Los Colgados van a estar en el EDOC, ¿tienes fecha de estreno ya?

El EDOC se inaugura el 17 de mayo en Quito y Guayaquil, pero aún no tengo fecha exacta de estreno. Aquí, el link de los filmes http://bit.ly/K9XYDA

Anuncios

Acerca de Diana Varas Rodríguez

• Directora y propietaria de Ojo Gacho Films, productora audiovisual con responsabilidad social. Productora de proyectos cinematográficos, de televisión y publicidad. • Magíster en Estudios de la Cultura con mención en Políticas Culturales, título obtenido en la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador en el 2016. • Realizadora del proyecto documental Reaparecidos, proyecto ganador en la categoría Artes Plásticas y Audiovisuales en la Convocatoria del Ministerio de Cultura y Patrimonio 2016. Proyecto ganador en la convocatoria del Consejo Nacional de Cine del Ecuador en la categoría Desarrollo de proyectos audiovisuales y cinematográficos 2010. • Directora, guionista y editora del corto documental Los colgados, 2011. Seleccionado en el Programa de residencias artísticas para creadores de Iberoamérica y Haití en México, auspiciado por FONCA, CONACULTA, AECID, SER, SEP y el Centro Cultural de España.  • Directora, productora, investigadora y editora del documental A imagen y semejanza ganador del mejor proyecto de tesis de la universidad Casa Grande 2007 y seleccionado en diversos festivales dentro y fuera de Ecuador. • Chile: Ganadora de una Beca en estudios de Producción de televisión con “Geoffrey R. Conway, The School of Broadcasting and Communications” de Canadá / Lugar: Santiago – Chile / 2004 - 2005
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s